top of page

Cuando comer saludable se vuelve un problema

Nadie planea desarrollar un trastorno alimentario. En muchas ocasiones, lo que empieza con un intento de comer más saludable, puede dar un giro a una fijación en la calidad y pureza de los alimentos. Esto luego se convierte en un estilo de alimentación rígido, que puede desplazar otras actividades, intereses y relaciones; causando además problemas de salud.

 

Lo que comienza con la intención de mejorar la calidad de vida, puede resultar en lo contrario si la relación con la comida comienza a tornarse inflexible. Pero ¿cómo identificar si te encuentras en este punto? Te comparto 5 signos que podrían estar indicando un problema:

 

1.     Intentar controlar todo sobre lo que comes

 

¿Tienes un miedo exagerado de comer algo que está fuera de tu programa de alimentación saludable? Este comportamiento conduce a no poder ir a cualquier restaurante o casa de algún amigo por miedo a lo que tendrás que comer, causando aislamiento social.  

 

2.     La comida domina tus pensamientos

 

¿Comer algo fuera de tu programa dietético afecta tu estado de ánimo? Cuando tus pensamientos sobre la comida comienzan a volverse negativos u obsesivos, tu pasión por una alimentación saludable puede estar tomando un giro hacia un lado no saludable.

 

3.     Eliminar ciertos alimentos en exceso

 

¿Has dejado de comer ciertos grupos de alimentos, aunque no seas alérgico? Evitar algo porque no te hace sentir bien es adecuado, siempre y cuando la lista de alimentos evitados no sea más larga que la lista de lo que aún te permites comer. De otra forma, podría estar indicando un comportamiento desordenado.

 

 

4.     Estar aterrorizado por los riesgos potenciales para la salud de ciertos alimentos

 

¿Te encuentras excesivamente preocupado(a) por los problemas de salud que te pueden causar ciertos alimentos? La clave está en la palabra “excesivamente”: no hay nada de malo en evaluar los efectos en la salud de alimentos específicos; pero, cuando estos pensamientos se vuelven repetitivos, irracionales o afectan tu calidad de vida, apuntan a un problema.

 

5.     Tener un complejo de superioridad sobre la dieta

 

¿Te has puesto en un pedestal nutricional y te preguntas cómo es posible que otros puedan comer los alimentos que comen? Es común que, las personas con un problema en la alimentación, tiendan a sentirse convencidas que su forma de comer es la correcta a pesar de la preocupación de los demás y las consecuencias en su calidad de vida.

 

 

Si te sentiste identificado(a) con estos signos, pide ayuda a un especialista. Obsesionarse por comer saludable no debe tomarse a la ligera, se trata de un trastorno alimentario que puede llevar a graves consecuencias en tu calidad de vida. ¡Siempre hay alternativas para encontrar el punto medio, nosotros podemos ayudarte!

 

Elaborado por: María Linares



Foto de Ella Olsson

Comments


bottom of page