top of page

Las olas de las emociones y los pensamientos

¿Alguna vez has sentido que luchas contra ti mismo, y que la forma en la que lo haces incluso hace que termines más frustrada (o), más cansada (o) e incluso enojada (o) contigo misma (o)?.


Bueno, imagínate que esta lucha constante contigo misma (o) es como el mar, incluso puedes pensar en una playa con la arena blanca. Y en esta playa existen olas de muchos tamaños, pero en particular algunas de ellas son pequeñas, que hasta dan ganas de ir y jugar con ellas. Por el contrario, otras son más grandes, las cuales dan un aspecto bastante imponente y amenazante. Sin embargo, cuando llegan a la orilla, todas acaban por desvanecerse sin provocar algún daño.


¿Qué pasaría si una persona decide luchar contra estas olas?, ¿tendría algún sentido? No, ¿verdad?. Incluso podríamos decir que lo único que conseguiría esa persona seria cansarse y sentirse frustrada. O por otra parte, ¿qué pasaría si una persona ante esta ola solo se dedicara a huir de ella?.


Es bien sabido que la ola no es mortal por sí misma, pero sabemos que es abrumadora e intimidante, lo cual genera sensaciones desagradables. ¿Qué podría ser lo peor que pasaría si la ola te alcanzara?, darías vueltas y te llenarías de arena, estarías desconcertada (o), sentirías desesperación y hasta podría haber desorientación o miedo.


Sin embargo, al mirar a tu alrededor podrás notar que posiblemente no fuiste la única (o) a quien afecto esta ola y partiendo de esto comprender que dentro de su naturaleza las olas son inevitables y así como en el mar a veces esta en calma, algunas veces las mareas son violentas y eso no significa que este mal, ni que se pueda hacer algo al respecto.


Esto sucede de manera similar con tus emociones, recuerdos y/o pensamientos mayormente con los desagradables. Cuando huyes de ellos, o haces lo posible por no sufrir por ellos, sin querer puedes estar haciéndolos más grandes.


Aunque no tenga mucho sentido luchar contra la marea, a veces lo mejor es dejarse llevar, experimentar sin resistencia los pensamientos y emociones en lugar de evadirlos, aunque esto signifique sentirse mal por un momento. Porque, así como la fuerza o la pasividad de las olas es parte de su naturaleza, pasa lo mismo con las emociones, son parte de la vida, del vivir.


A partir de esto ¿Qué piensas al respecto? ¿Qué harás la próxima vez que tengas una emoción, pensamiento, sensación incomoda o desagradable?. ¿Te dejarás llevar por la ola o lucharás contra ella?



Photo by Pixabay

Comments


bottom of page