top of page

Tu hija no necesita una dieta, está en la pubertad

Es muy común que las mamás nos preocupemos cuando nuestros hijos empiezan a engordar. Sin embargo, es importante saber que el cuerpo cambia a lo largo de la vida y cuando nuestros hijos entran en la pubertad es lo esperado. ¡Por eso, no pongas a tus hijos a dieta!

 

La pubertad es un proceso que empieza alrededor al rededor de los 10 – 11 años para las niñas y los 11 – 12 años para los niños. Dura entre 4 – 5 años y se refiere a  los cambios físicos dando como resultado la maduración sexual.  Por otro lado, la adolescencia se refiere a los cambios psicológicos, sociales y culturales. 

 

Algunos cambios corporales importantes son (Moreno, 205):

 

-       Estiramiento: Aceleración del crecimiento. Da como resultado el cambio en las dimensiones del esqueleto y órganos internos.

-       Desarrollo de características sexuales primarias: Presencia de la primera menstruación en las niñas y eyaculación en los niños.

-       Desarrollo de características sexuales secundarias: En los hombres aparece el vello facial y en el pubis así como el cambio de voz. En las niñas se desarrolla aparece el vello púbico y el desarrollo del pecho.

-       Composición corporal: La cantidad y la distribución de la grasa cambia y por lo tanto se presenta cambios en las proporciones comparadas con el cuerpo en la infancia

-       Cambios a nivel cerebral: Aumenta la mielinización, lo que ocasiona un aumento en la transmisión de información nerviosa en la corteza frontal. Los lóbulos temporales y parietales siguen crecimiendo, así como el lóbulo frontal.

 

Se estima que la ganancia de peso durante la pubertad es entre 7 y 25 kg (promedio 17.5 kg) para las niñas y   7 y 30 kg (promedio 23,7kg), siendo la mayor ganancia de peso durante el estirón (Goldman, 2020). Tampoco hay que olvidar que las mujeres contamos con el doble de grasa vs los hombres.

 

Por otro lado, se sabe que para que la pubertad se pueda desencadenar, así como que el funcionamiento de las gónadas se mantenga, es necesario un peso corporal determinado, específicamente una cantidad de masa magra determinada (Arce, 2006).

 

Así que antes de poner a dieta a tus hijos, piénsalo 2 veces. ¿Realmente lo necesita o son más bien tu miedos?


Elaborado por Tania Rodríguez

Referencias: Arce, M. (2006). Endocrinología. Universidad de Compostela. Pg 144.

Goldman, L. (2020). Tratado de Medicina Interna: Medicina del adolescente. Elsevier. 26 ed. Pg. 56

Moreno Fernández, A. (2015). La adolescencia.. Editorial UOC.



Foto de Katerina Holmes


Comments


bottom of page