top of page

EL DIARIO DE SOFÍA: COVID



Covid, cosa seria.


Pues resulta que dos tíos y un primo con los cuales estuve en contacto salieron positivos en este cuarto repunte.


Eso me lleva a varias cosas:


La primera, miedo. No sé si les he contado pero en la familia de mi mamá han fallecido 7 tíos hermanos por COVID, el primer año de la pandemia. Ahora otros 3 familiares enfermos te conecta al miedo de perderlos, a la angustia y al dolor, pues revives la muerte de las personas que nos han dejado


La segunda, deseo. Al estar en contacto directo con ellos, una parte de mi quería estar contagiada, ya sé, suena raro, pero este deseo de estar enferma siempre se conecta a la anorexia. Ahora explico.


Estar enferma es tener la posibilidad de victimizarte. Estar enferma, en especial de COVID, te vuelve inútil, te encierran, no puedes salir lo que significa no responsabilidades. Quería salir positivo en mi prueba pensando en vacaciones, estar en la cama, sin ver a nadie (porque a veces también la gente cansa) sin tener que trabajar, sin atender a mi hija. Solo aislarme, otra condición de la anorexia y la depresión.


La tercera implicación es más bien un efecto colateral del repunte. En la escuela de mi hija nos dijeron que adiós clases presenciales, todo en línea. Y eso lo complica todo.

Cómo ya les había contado trabajo de 8-5 si es que me desconecto a la hora. Ahora mi esposo empieza a trabajar en las mañanas también.


Mi hija tiene 6 años, es muy inteligente pero es una niña, no tiene el control de quedarse de 8-2.45 frente a una computadora y yo no tengo la paciencia, el control y el tiempo de estar ahí con ella conectándola.


Aparte de que traigo el tema de que voy a extrañar a mi esposo porque nuestras rutinas van a cambiar y casi no nos veremos, surge esto. Me estresa tener que dividirme como en 20 para que salga a flote lo de la casa, el trabajo, mi hija y mi matrimonio. Parece exhaustivo.


Por una parte ya empezaba a querer el regreso a la oficina para convivir y no extrañar tanto a mi esposo, pero al parecer eso se retrasará.


No quiero ser la responsable de todo, quiero mis 15 días de incapacidad, que el papá de mi hija se haga cargo o no sé.


Pero a veces se me olvida que también se puede pedir ayuda...


Olvido mis redes de apoyo. Creo que contactaré a mi hermana y a una amiga para ver si me pueden ayudar a conectar a mi hija en sus clases. No tengo que ser wonder woman, ¿cierto?


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page