top of page

Mitos y realidades del trastorno por atracón

Cuando escuchas sobre el trastorno por atracón, ¿qué piensas? ¿consideras que se trata de un tema del cual preocuparse? Probablemente no, puede ser que no lo conozcas del todo o que no lo consideres un trastorno tan grave. Si ese fue tu caso, entonces concuerdas con lo que muchas personas piensan sobre este desorden alimentario, el cual llegan a equiparar con el sobrepeso, haciéndolo ver como un problema de salud que podría evitarse con más “fuerza de voluntad”.


En realidad, el trastorno por atracón es mucho más complejo y común de lo que se podría imaginar. De hecho, aunque no está lo suficientemente diagnosticado, hay 2.5 veces más personas con este desorden que con anorexia y bulimia combinadas, causando consecuencias graves en la salud de quien lo padece. Por esta razón, es necesario que reconozcas los mitos y realidades sobre este TCA, basados en lo mencionado por la Dra. Kate Craigen:


  1. Mito: El trastorno por atracón no es algo grave.


Realidad: así como los otros trastornos alimentarios, el trastorno por atracón se trata de una condición grave de salud mental que requiere un tratamiento adecuado. Afecta significativamente la calidad de vida de quien lo padece y lleva a consecuencias graves, tanto físicas como psicológicas. Comúnmente se asocia con depresión, ansiedad y sentimientos intensos de baja autoestima.


2. Mito: El trastorno por atracón solo afecta a las personas con sobrepeso


Realidad: las personas de todos los tamaños corporales se pueden ver afectadas por este trastorno. De hecho, está muy relacionado con un enfoque intenso en el peso y la apariencia; en el cual se siguen dietas muy restrictivas que llevan a momentos de descontrol al comer (atracones).


3. Mito: el trastorno por atracón y comer en exceso son la misma cosa.


Realidad: estos dos términos tienen significados distintos. Es común que de repente se nos antoje comer una porción extra de algún platillo o que lleguemos a comer más de lo que teníamos planeado, pero eso no significa que tengamos un trastorno por atracón. En realidad, este es mucho más complejo pues hace referencia a que los alimentos han ganado un poder significativo.


Las personas con este desorden experimentan una pérdida extrema de control que ocurre al menos una vez por semana mientras comen. Llegan incluso a ser incapaces de elegir qué alimentos ingerir durante un episodio de atracón, e incluso si lo desean, no pueden parar.


4. Mito : Las personas con trastorno por atracón necesitan más fuerza de voluntad.


Realidad: Muchas personas culpan a la “falta” de fuerza de voluntad por el comportamiento de comer compulsivamente, pero esta explicación hace más daño que bien. En efecto, todas las personas con TCA tienen causas profundas, que las mueven a usar la comida como un medio para manejar algunas emociones, las cuales suelen ser incapaces de tolerar o comprender.


En conclusión, nada es insignificante sobre el trastorno por atracón. A medida que se comprenda realmente lo que existe detrás de esta condición altamente compleja y se reconozca la importancia de un tratamiento especializado, esperamos que se reconozcan más fácilmente los síntomas y se busque la ayuda adecuada cuando sea necesario.


María Linares

Photo by Kevin Malik

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page