top of page

EL DIARIO DE SOFÍA: Gracias Rima

Apego seguro, le llaman. Me cuesta saber qué es, y saber si lo tengo. No mi tipo de apego, de ese sé que soy “ansioso-evitativa” lo que me pregunto es si habrá relaciones en las que algo de apego seguro se manifieste. Respondo que sí, pues he hecho un gran esfuerzo en cultivar relaciones sanas desde hace ya un tiempo. Pero siempre me mantengo a cierta distancia de la intimidad, en mi modo más evitativo. De pronto no se puede, y las barreras caen, y una llora o se pone vulnerable frente a sus amigos, amigas, y vive una de las experiencias más liberadoras hasta entonces. Pero luego, las barreras parecen ponerse solas de nuevo.


En este mundo, en esta vida, sólo hay una criatura con quien esas barreras no han sido necesarias, y es mi perrita. Rima, se llama. Rima va a cumplir 11 años y está enferma, y yo lloro todos los días por eso. Mi vida, mis días, mis dinámicas giran ahora alrededor de que ella esté lo mejor posible por el mayor tiempo posible. Mi vida gira alrededor de que las dos estemos muy muy acompañadas la una de la otra, pues nuestro tiempo juntas va a acabar, y ese lugar seguro para mí quedará como un hueco, que de nuevo tendré que aprender a honrar, sanar, sembrar algo en él.


Rima aquí está ahora y respira plácidamente mientras duerme, y mi corazón se alegra, se llena de ternura y de tristeza al mismo tiempo. Es un ritual sagrado este de sentir tanto amor por una pequeña como ella. Por ella conozco y sé que existe el cariño incondicional. Ella estaba perdida, fue una perrita rescatada, y si bien yo la rescaté, ella hizo mucho más por mí, me sanó profundamente.



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page