top of page

La realidad detrás de los mitos sobre el gluten

Aproximadamente 3.1 millones de personas en América siguen una dieta libre de gluten. Sin embargo, solo el 28% de quienes se encuentran en esta cifra, tiene una enfermedad celiaca; el 72% restante, simplemente lo evita (McCarthy,2017). La razón: se ha convertido en una tendencia en los planes para bajar de peso y se percibe como un beneficio para la salud, que reduce el riesgo de futuras enfermedades.


A todo esto, ¿realmente son objetivas estas afirmaciones o se trata de mitos que se han percibido como realidades? Vamos a descubrirlo a partir de las siguientes explicaciones científicas:


Mito 1: El gluten es dañino para mi salud


El gluten es una proteína de la que recibimos muchos beneficios como ocurre con cualquier otro alimento, siempre y cuando se consuma de forma equilibrada. A excepción de las personas que padecen enfermedad celiaca, el 1% de la población, pues les ocasiona complicaciones digestivas (diarrea, estreñimiento, dolor, mala absorción de nutrientes, entre otras).


Mito 2: Comer sin gluten beneficiará mi salud en general


Los beneficios para la salud solo existen en personas con alergia al trigo o diagnóstico de enfermedad celiaca. Sin embargo, las personas que eliminan el gluten de su dieta sin una razón médica específica muestran deficiencias en la vitamina B, folato y hierro pues la mayoría de los productos sin gluten carece de fortificación con nutrientes. Estas deficiencias pueden llevar a problemas de salud en el futuro.


Mito 3: Una dieta libre de gluten me ayudará a perder peso.


El gluten no causa aumento de peso; sin embargo, las personas que lo eliminan de su dieta de manera estricta se ven obligadas a dejar ciertos alimentos, razón por la cual llegan a pesar menos. Pero esto no tiene que ver con el gluten, sino con la poca variedad y restricción alimentaria; la cual puede llevar a graves deficiencias, provocando implicaciones serias en la salud.


En conclusión, estamos en una sociedad que promueve hacer lo que sea necesario para alcanzar la apariencia ideal. Por lo tanto, es fácil caer en la trampa de este tipo de tendencias que, más que acercarnos a la salud, nos ponen en riesgo. Si sientes que la búsqueda de un cuerpo delgado te está llevando a conductas dañinas para tu salud, es momento de que cuestiones el costo que esto podría conllevar y tomes decisiones hacia tu bienestar.


¡Si no hay razón médica que sustente la restricción del consumo de gluten, no hay razón por la que lo evites!


Elaborado por: María Linares

Recuperado de:


Photo by Angela Khebou

5 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page