top of page

Diario de Sofía: PAS

Me quiero imaginar un mundo distinto, pero me abstengo – dicen que el pensamiento mágico es una evasión. Quiero vivir en el mundo que tengo, pero me abstraigo – me duele tocar lo que se mueve a mi alrededor. Hace dos años hice un test para diagnosticar a personas altamente sensibles (PAS), me lo mandó un amigo. Salí altísima, 26 de 30. Pensé: “no puede ser, mis respuestas son normales, seguro el test está mal”.

 

Le mandé el test a mis familiares y amigos, lo distribuí por muchos lados, y me impresionó que la mayoría salían entre 7 y 11. Bueno, está dicho, soy una persona altamente sensible. Y lo sé, aunque yo pensé que era “normal”. Bueno, resulta que no lo es. ¿Cómo es el mundo para mí, entonces?

 

El mundo para una persona altamente sensible tiene un volumen emocional más alto, mismas experiencias que el resto, pero con un sistema nervioso más expuesto. Por eso a veces es demasiado. Es más fácil no querer, querer huir. Me gustaría que hubieran más personas altamente sensibles, y crear un nichito, en donde el mundo fuera acolchonado, para no experimentar tanta intensidad todo el tiempo. Pero como esto no es posible, acolchoné mi casa. Y aún así… pega. Ahora esa sensibilidad está herida porque le falta conexión. Así como cualquier otra emoción se intensifica, también la soledad. Y bueno, no me queda de otra, más que imaginar un mundo distinto, o… huir en la racionalidad del que tenemos. Sentarme a entender cada arista de la humanidad. Evasión con sofisticación. Perdónenme. Ya me voy.




Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page