top of page

¿Qué es y cómo atender la autoexigencia?

La autoexigencia es importante para el crecimiento personal en diferentes ámbitos de la vida, sin embargo el problema radica al momento de expresarlo.


Existen dos formas hacerlo: la constructiva y la destructiva.


Es importante prestar atención a la forma en la que te hablas. Si tu autoexigencia viene con comentarios despectivos o violentos hacia ti, si señalas o es más importante para ti los errores que cometes poniendo en duda tus habilidades, ojo este es un foco rojo que puede traer diversas consecuencias como:

  • Convertir tus retos en obligaciones.

  • Esforzarse enormemente por conseguir una meta a pesar del sufrimiento que genera.

  • Desconocer tus propios límites.

  • Rígida autodisciplina que genera culpa por no realizar ciertas actividades.

  • Ser demasiado autocrítico.

En muchas ocasiones querer “perfección” es el método adecuado para exigir demasiado y ejercer presión al grado de llegar a ser agresivo generando enojo en uno mismo, provocando conflictos internos.


Tal vez, podrías preguntarte: si ya identifiqué que existe una agresión hacia mi misma (o) ¿Cómo puedo atender mi autoexigencia y trabajarla?


Algunas recomendaciones que pueden ayudarte a que poco a poco comiences a cambiar esta autoexigencia destructiva por una más constructiva incluso, en momentos en los que sientas que estás siendo demasiado dura (o) contigo puedes ponerlos en práctica:

  • Modifica la forma en que te hablas, hazlo con amor y respeto.

  • Escucha tu cuerpo así podrás entender y gestionar tus emociones de manera asertiva.

  • Auto motívate y evita el usar palabras como “tengo, debo” y cámbialas por “me gustaría, quiero”.

  • Aprende de tus errores, pregúntate ¿Qué puedo mejorar?, ¿Qué aprendí?, ¿Qué sé ahora que no sabía antes?.

  • Encuentra un ritmo adecuado, no intentes forzarte y ve a tu tiempo.

  • Felicítate por tus logros, por muy pequeños que sean y valora lo que has hecho bien.

  • Recuerda en esos momentos tu valor y lo que eres, puedes hacerlo a través de escribir cualidades que ves en ti.

  • Toma tus decisiones, y si en ellas está decir que no, hazlo.

Hacer consciente la forma en cómo te exiges te ayudará a conocerte, valorarte y relacionarte de manera asertiva contigo y con los demás. A destinar tiempo para ti, cambiar tu pensamiento y disfrutar el camino. ¡Cuida de ti!





Photo by Andrea Piacquadio from Pexels

Comments


bottom of page