top of page

Deja que tus valores sean la guía para tu recuperación

¿Te ha pasado que intentas todos los métodos posibles para evitar contagiarte de gripa, cuando ves que a tu alrededor, muchos se están enfermando? Así como con las afecciones físicas, es natural que busquemos formas de evitar las emociones negativas. Como seres humanos, estamos diseñados para evitar el dolor y empleamos muchas estrategias para lograra

lo.


Algunos encuentran escape, en ese maratón de Netflix que les desconecta del estrés de sus responsabilidades. Algunos otros lo encuentran en el exceso de trabajo, que les distrae de los conflictos en su casa. Otros recurren al ejercicio, a las compras, las redes sociales, las apuestas, etc. Algunos incluso, evitan sus emociones al restringir los alimentos o consumirlos en exceso, involucrándose en conductas alimentarias de riesgo.


Pero, ¿por qué utilizamos estos escapes a menudo? Porque realmente funcionan, las emociones negativas se dispersan de inmediato. Sin embargo, siempre vuelven. En un ejemplo concreto, si tengo dolor de cabeza, puedo tomar Tylenol para que desaparezca; esto me permitirá continuar trabajando sin interrupciones. Realmente funciona a corto plazo, pero si no trato la raíz de ese dolor, va a regresar sin dudarlo.


Entonces, ¿cómo podemos manejar nuestro dolor de una manera más efectiva que nos permita conectarnos con una vida más rica y significativa? Precisamente es la respuesta que buscamos que encuentren quienes están recuperándose de un TCA. Buscamos que se conecten con las cosas que tratan de evitar, dejen de huir de estas y redireccionen su vida hacia donde verdaderamente quieren llegar.


Realmente creemos que la recuperación se fortalece cuando las personas se enfocan en crear vidas guiadas por valores. La recuperación se convierte en mucho más que completar un plan de comidas o interrumpir el ejercicio. Se convierte en vivir una vida que les apasiona, conectándose plenamente con su ser auténtico y sus relaciones, incluso en medio de emociones a veces dolorosas.


¡No estamos simplemente interrumpiendo comportamientos, nos estamos liberando de la constante búsqueda de evitar emociones dolorosas y reconectándonos con aquellas cosas que realmente nos interesan!


Elaborado por: María Linares



Photo by Thomas Ronveaux

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page